lunes, 22 de junio de 2015

PONENCIA QUE EL MOVIMIENTO DE REUNIFICACIÓN DE PUERTORICO CON ESPAÑA IBA A DAR EN EL COMITÉ DE DESCOLONIZACIÓN DE LA ONU. SOLICITAMOS UN TURNO Y NUNCA NOS CONTESTARON

La ponencia que íbamos a dar en el Comité de Descolonización de la ONU Caso de Puerto Rico. Lo publicamos para ustedes.
22 de junio de 2015
Honorable Sr. Presidente del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, embajadores y diplomáticos, integrantes de este Comité, delegados visitantes:
Se dirige a ustedes José Nieves Seise, Presidente del Movimiento Reunificación de Puerto Rico con España (MRE) y a nombre del Consejo Insular y de todos los miembros del MRE.
El Movimiento de Reunificación de España es un movimiento cívico-político que reclama la reunificación de la Isla con su Madre Patria España. Somos un movimiento incipiente en el panorama político isleño que intenta rescatar la memoria histórica de la Isla. Reclamamos el derecho natural que tenemos a existir como lo que éramos, somos y seremos: un pueblo histórico de la nación española.
La Isla de Puerto Rico fue descubierta en el año 1493 y conquistada en el 1508 por el Reino de España. Fue en ese momento que nació Puerto Rico, no antes de ese evento ni tampoco después de la invasión extranjera del 1898. Nosotros somos puertorriqueños porque somos hijos de la Madre Patria España, ni más ni menos. Eso tiene que quedar meridianamente claro y aquí estamos presentes para que este comité tome nota sobre este hecho irrefutable. Somos también un pueblo donde el mestizaje con los habitantes originarios fue un hecho tan español como lo fue en la hermana Islas Canarias, hoy una Comunidad Autónoma de España en el Océano Atlántico. Nosotros no somos algo aparte y distinto en el Caribe, nuestra historia como pueblo va de la mano con la gestación del estado español. Hemos sido parte fundamental del Reino Español desde sus comienzos. Puerto Rico es un pueblo histórico de España en el Caribe. Un pueblo que hoy sigue afirmando que su lengua es el español, que su religión es mayoritariamente católica y que sus tradiciones y costumbres son profundamente españolas. Esa es la verdad de la Isla de Puerto Rico.
Ya para el 1809 éramos provincia española de ultramar. En el 1812 la primera constitución del estado español es firmada por un puertorriqueño, por Don Ramón Power y Giralt, que llegó a ser vicepresidente de las Cortes de Cádiz. Todas las constituciones siguientes afirmaban la realidad, éramos parte integral de España, éramos la Provincia de Puerto Rico y todos los puertorriqueños son españoles, la nacionalidad de origen de nosotros. Por motivos de la lejanía geográfica con la capital de la nación, los puertorriqueños pidieron por décadas un trato especial. Recordemos que en el siglo 19 las innovaciones tecnológicas que gozamos hoy no existían. En el 1897 Puerto Rico logra una autonomía provincial con la Carta Autonómica y elige democráticamente al gobierno de la provincia liderado por Don Luis Muñoz Rivera. Puerto Rico fue la primera provincia autonómica de España. Mientras en Cuba se libraba desde el 1895 una guerra de independencia, en Puerto Rico se celebraba la unión de la Isla con su nación y el logro alcanzado con la Carta Autonómica. Ese logro se traducía en poderes económicos para la provincia, poderes que no tenemos hoy bajo el estatus colonial de Estado Libre Asociado. Por eso se afirma que Puerto Rico fue la provincia más fiel que tuvo España en el continente americano. Nosotros no deseabamos independizarnos como lo hacía Cuba, el sentimiento de lealtad a la nación española era muy profundo. En el Caribe, Puerto Rico se encontraba en paz al igual que lo estaba en el Océano Atlántico Islas Canarias. Éramos felices dentro de la gran familia de pueblos españoles, éramos felices dentro de nuestra nación. Nunca nos separamos de nuestra Madre Patria España. Como ejemplo de esa fidelidad está en nuestra historia la gloriosa Batalla de Asomante y el recuerdo de todos los puertorriqueños que defendieron con honor la bandera española en el 1898.
El 25 de julio de 1898 nos invade EEUU sin Puerto Rico ser parte de la Guerra de Cuba. Nos separan de nuestra Madre Patria España sin nuestro consentimiento y deseo. Quedó aplastada la autodeterminación de todo un pueblo que quería seguir unido a su nación y que en ese momento histórico celebraba la autonomía provincial. Este trauma histórico aún lo vivimos y padecemos en el 2015.
España cedió a la Isla bajo amenaza después que las negociaciones para no perderla fueran rechazadas. El Tratado de París fue una violación monumental a los derechos humanos de cada uno de los habitantes de la Provincia de Puerto Rico .El Tratado de París trató a los ciudadanos españoles como un inmueble, como objetos, no como a ciudadanos pertenecientes a un estado soberano. El Tratado de París le arrancó a España una provincia de ultramar que estaba en paz y que tenía un gobierno electo, despojó a sus ciudadanos de su nacionalidad de origen y los expuso a un genocidio cultural. La nulidad del tratado respecto a la Provincia de Puerto Rico ha sido ampliamente discutida y estudiada durante todo un siglo.
De ser una parte integral de un estado soberano, de España, terminamos siendo colonia de EEUU. Nos invadió una nación anglosajona que no hablaba nuestro idioma, que no profesaba nuestra religión, que tenía unas costumbres y tradiciones muy distintas. Después de la invasión la propaganda antiespañola se sembró con fuerza en el sistema escolar para enajenar a los puertorriqueños de su Madre Patria España, así intentaron sin éxito eliminar el idioma Español en los colegios y obligaron por un tiempo a usar el Inglés como idioma de enseñanza, un idioma que nadie comprendía y que era rechazado por la población. Intentaron sin éxito eliminar fechas importantes del calendario como la celebración de Los Reyes Magos. Propagandizaron a los puertorriqueños a detestar su presente y a olvidar su pasado. Nos obligaron a admirar a George Washington en vez de a Ramón Power y Giralt. La propaganda se difundía con la intención de desnaturalizarnos, para que el puertorriqueño no se viera a sí mismo como español ni como parte de la nación española. Esto surtió efecto con el transcurrir del tiempo en una parte de la población, pero no en la mayoría. El intento de separar a la Madre Patria España de sus hijos puertorriqueños ha sido constante durante los 117 años de coloniaje estadounidense.
En 1952, el Embajador de EEUU pidió a la Organización de las Naciones Unidas que nos sacaran de la lista de territorios coloniales o de los que no habían alcanzado gobierno propio. La ONU fue engañada y por eso estamos hoy aquí, en junio de 2015, en el Comité de Descolonización exponiendo el caso de Puerto Rico como lo están otras organizaciones y partidos políticos. La Isla no tiene un gobierno propio porque la soberanía de Puerto Rico la ostenta el congreso de EEUU, el cual admite oficialmente que somos un Territorio No Incorporado, o sea, una colonia. El 6 de noviembre de 2012 hubo un referéndum en el cual el 54 porciento de los puertorriqueños votamos en contra del estatus actual llamado Estado Libre Asociado, Territorio No Incorporado, y el gobierno de los Estados Unidos ha ignorado por completo la voluntad democrática expresada en las urnas por el pueblo.
Nosotros exhortamos a los votantes dentro del estado español a que impulsen al interior de sus respectivos partidos políticos el tema de la reunificación de Puerto Rico con España, tal y como hicieran con el caso de Gibraltar. Son los votantes dentro del estado español los que pueden influenciar a sus gobernantes para que el tema de la reunificación sea un tema en la agenda nacional. Es el estado español el que puede invocar el Principio de Integridad Territorial. Este principio está avalado por la Resolución 1514 (XV) y cito el punto 6 de la resolución ''Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas''. Puerto Rico no era una colonia o territorio ocupado por España, Puerto Rico era parte integral de la nación española. Puerto Rico no era la ''Casus Bellis'' de la Guerra de Cuba. La invasión de Puerto Rico en el 1898 quebrantó totalmente la unidad nacional y rompió la integridad territorial de España. La invasión de Puerto Rico ha sido sin duda uno de los eventos más trágicos de España y le toca a esta nueva generación hacer esta reinvindicación.
El Principio de Autodeterminación es el principio que ha insistido utilizar este comité en el caso colonial de Puerto Rico. Nosotros le recordamos que Puerto Rico, fiel a España, se autodeterminó hace tiempo cuando avaló la Carta Autonómica en el 1897 y eligió a su gobierno provincial. Esa autodeterminación fue quebrantada por la invasión. Dicho esto exponemos lo siguiente: En el 1951, 53 años después de la invasión se convoca a un referendum, en este referéndum se le niega el derecho a los puertorriqueños a reincorporar la Isla a su nación, se les negó el derecho fundamental a su nacionalidad de origen. En el segundo referendum (1967) se les negó por segunda vez el derecho a reincorporar la Isla a su nación, por segunda vez en un referendum se les negó el derecho fundamental a su nacionalidad de origen. Lo mismo ocurrió en el 1993, 1998 y por último en el 2012. No es justo y razonable hablar de autodeterminación si se ignora la reunificación como un derecho natural. La autodeterminación no se puede utilizar para despojar a ciudadanos de su nacionalidad, para negarles el derecho que tienen a reintegrarse con su nación de origen. La autodeterminación no se puede utilizar para avalar el colonialismo y el producto de ese colonialismo. No es justo y razonable que se pueda considerar la Anexión a EEUU, Territorio llamado ELA o Independencia como opciones descolonizadoras cuando se ignora el derecho fundamental y único de todos los puertorriqueños, el derecho a pertenecer a su nación, España, y el de ostentar su nacionalidad de origen, la nacionalidad española. No existe mayor descolonización que la de reintegrarnos al país del que fuimos desmembrados. Sin reunificación no hay descolonización. La Reunificación es la única opción de estatus que realmente le pertenece a los puertorriqueños. El no incluir la Reunificación como opción en la resolución de este honorable comité sería perpetuar el atropello cometido contra los puertorriqueños en el Tratado de París. Sería denegarle los derechos humanos fundamentales a los puertorriqueños. Es invisibilizar a la Provincia de Puerto Rico e invisibilizar a los puertorriqueños ciudadanos españoles. Es invisibilizar más de 400 años de historia e invisibilizar a España y sus pueblos. Puerto Rico no era una isla deshabitada cuando invadieron en el 1898, no era un terreno baldío, era y seguimos siendo un pueblo histórico de España, un pueblo histórico de un país soberano. Hoy les decímos con respeto pero con firmeza: ¡Tenemos derecho a existir!
Por último, Puerto Rico no es un asunto interno de los Estados Unidos, es un asunto internacional. Es hora de que se haga justicia histórica al pueblo de Puerto Rico, es hora de que los puertorriqueños volvamos a casa, al regazo de nuestra Madre Patria España.
Muchas Gracias

4 comentarios:

  1. Magnífica ponencia, muy bien redactada, con sólidos argumentos y buena armazón jurídica. No me extraña que a algunos les moleste, en fin hay que tener paciencia y ser persistentes con estos argumentos y esta estrategia y difundirlo lo máximo posible.


    ResponderEliminar
  2. Tenemos que seguir sumando apoyos, de puertorriqueños, lo primero y también del resto de españoles e hispanos de los 5 continentes. Cuba logró presentar una moción pidiendo la independencia de Puerto Rico. Nosotros también podríamos pedir su reunificación con España.

    ResponderEliminar
  3. No se a que espera el gobierno español para tomar cartas en el asunto y poner el mismo empeño que ponen en recuperar Gibraltar para con Puerto Rico que lo merece más

    ResponderEliminar